Tag Archives: motivacion

Aunque Digan que no Puedes

El mundo siempre ha estado lleno de personas cuyo principal objetivo es destruir los sueños y aspiraciones de los demás. Creen que para justificar su mediocridad lo mejor que pueden hacer es poner los mayores obstáculos para que otros no triunfen.

Los profesores de Thomas Edison le decían que jamás sería capaz de aprender nada.

Albert Einstein fue descrito por sus profesores como mentalmente lento y no consiguió el ingreso en el Instituto Politécnico de Zurich.

 Walt Disney fue tratado por uno de sus jefes como falto de ideas y despedido.

 A la Madre Teresa de Calcuta le decían cuando comenzaba que su esfuerzo no merecía la pena porque era muy poco lo que podía hacer.

 Y así podríamos continuar con la lista de miles de grandes realizadores…

 ¿Sabes que tenían en común todos ellos?

 Independientemente de lo que creyesen los demás sobre sus capacidades, ellos SI CREIAN EN ELLOS MISMOS.

 Creían en ellos mismos.

 Y eso es lo que suponía toda la diferencia.

Empieza a creer que tu puedes hacerlo.

Si albergas un sueño, toma acción y empieza a hacer que las cosas sucedan.
Da igual lo que diga el mundo a tu alrededor.

Si tu crees que puedes, PUEDES.

¡Haz sonar tu música!

 Fuente: Motivación y Superación Personal

8 Hábitos de un distribuidor Exitoso

Todo el mundo desea ganar. Sin embargo, lo que nos detiene para tener éxito no es precisamente lo que somos actualmente, sino más bien aquello que nosotros mismos creemos o dudamos no poder ser.

 En Network Marketing, los triunfadores poseen un intenso sentimiento de seguridad interna que los impulsa a dirigir sus acciones con el fin de alcanzar el éxito que han visualizado.

 Todos los días con imágenes, palabras y acciones, se ven a sí mismos ganando y recreando constantemente el sentimiento de haber triunfado. Pero… ¿que características y hábitos debe tener un distribuidor exitoso?

Después de conocer y entrevistar a múltiples triunfadores del multinivel, ocho han sido los hábitos que, de acuerdo a su experiencia, les han permitido alcanzar la cumbre de sus respectivos programas:

 1. Tener un sueño. Se dice que para lograr que un sueño se convierta en realidad, primero hay que tener uno.

Es bien conocido que las personas que tienen un sueño o una razón lo suficientemente poderosa que los mueva a actuar, por lo general, tarde o temprano logran encontrar la forma de alcanzarlo.

 Desgraciadamente, el fracaso muchas veces no se debe a la falta de habilidad, sino a la perdida de la confianza para soñar de nuevo.

 2. Un optimista apasionado. Quizá este sea uno de los hábitos más importantes, pues es difícil derrotar una voluntad optimista y apasionada para ganar. Uno puede identificar fácilmente a los verdaderos triunfadores, pues estos siempre irradian un optimismo apasionado difícil de fingir. Ellos saben que las experiencias en la vida no son simplemente lo que le sucede a uno, sino más bien lo que uno hace con lo que le pasa.

 Los triunfadores saben que la vida es un proceso sobre el cual tienen control, y siempre deciden tomar las cosas que experimentan en la vida por el lado positivo. El verdadero triunfador simplemente no se concibe a sí mismo fracasando.

 3. Metas concretas. Si uno no tiene un destino especifico al cual dirigir sus acciones, entonces el lugar al que se llegue es tan bueno como cualquier otro.Las personas que en la vida se la pasan sin tener metas concretas hacia las cuales dirigirse, son como barcos a la deriva que por lo general terminan encallando en circunstancias poco halagadoras, llevando vidas de constante frustración.

 Los triunfadores siempre saben hacia donde van y, día a día con sus palabras y sus actos se comportan como triunfadores, dirigiéndose segura y consistentemente hacia metas concretas que se han propuesto y que visualizan alcanzar a corto, mediano y largo plazo.

4. Acción consistente y disciplinada. No existe triunfador en Network Marketing producto del azar o la buena suerte, su éxito depende únicamente del trabajo disciplinado, sistemático y consistente hacia las metas fijadas. Los triunfadores son siempre el tipo de personas que hacen que las cosas sucedan, y no de las personas que siempre esperan que les pasen las cosas o que simplemente se contenten con ver las cosas pasar.

Las personas de éxito en esta industria no son necesariamente los que más educación profesional tengan o los más experimentados. Ellos son las personas que simplemente desean ganar con tal intensidad, que sencillamente no dejan de actuar hasta lograrlo.

 Ellos saben que su determinación y perseverancia son más importantes que las teorías y métodos sofisticados. Su método para triunfar es simplemente la acción, pues saben bien que muchas personas tienen ideas millonarias, pero que no hay nada más barato que una gran idea sin la acción atrás de ella para llevarla a cabo.

 5. Habilidades para escuchar y comunicarse. El mayor poder de cualquier negocio es el poder de la gente. Lo que determina el fracaso o éxito del negocio es el esfuerzo y dedicación de las personas que integran la organización. Los triunfadores entienden la importancia de saber escuchar, pues saben que antes de poder brindarles información, es importante que se encuentren receptivos.

 La única forma como pueden hacerle ver a las personas lo mucho que aprecian su contribución es mostrárselo, diciéndoselo.Un triunfador de Network Marketing sabe escuchar y comunicar a las personas su visión triunfadora.

6. Administración de su tiempo. Los triunfadores siempre usan su tiempo en forma inteligente, planeando en forma directa, semanal y mensual sus actividades a realizar. Establecen prioridades y concentran su acción en los eventos de mayor efectividad y rendimiento sobre su esfuerzo.

 Un triunfador solo hace presentaciones cuando tiene la total atención de las personas a las que desea informar de su oportunidad, prefiriendo hacer dos o tres entrevistas para varias personas, en vez de 20 ó 30 presentaciones individuales corriendo como loco para poder hacerlas por toda la ciudad.

 7. Cumplimiento de acuerdos y responsabilidades con su gente. Una persona triunfadora se preocupa genuinamente por el éxito de su gente y siempre cumple con sus responsabilidades como líder, sin exigirle nada a nadie que él mismo no esté dispuesto a hacer. Al ayudar a su gente a realizar el máximo de su potencial, su negocio y organización se desarrollará al máximo alcanzando las metas propuestas.

 8. Concentración de esfuerzos. Una persona triunfadora se concentra intensamente en alcanzar sistemáticamente las metas que lo habrán de llevar finalmente a realizar su sueño, sin permitirse desviaciones que solamente lo distraerían en su esfuerzo por lograr triunfar en lo que se ha propuesto y se visualiza alcanzándolo a cada momento en la empresa que ha seleccionado.

 Difícilmente lo logra trabajando simultáneamente en dos empresas (de multinivel), aunque algunas personas erróneamente piensen que es posible hacerlo, pues para poder llegar a los niveles máximos de cada empresa, esta actividad es incompatible c
on una atención dividida.

 LOS FRACASOS DEL MULTINIVEL.

En la actividad del Network Marketing se dice que en realidad nadie fracasa… sino simplemente se da por vencido y abandona la actividad. Y en realidad nadie que informadamente entienda como funciona el multinivel fracasa , si cada experiencia la contempla como una oportunidad más para aprender y mejorar.

 Si no funciona un método o enfoque de presentación o reclutamiento, toda persona con un profundo deseo de triunfar simplemente buscará otro nuevo hasta encontrar aquel que sí le funcione.

 Desgraciadamente, muchas personas a las primeras experiencias de rechazo o falta de interés por sus productos y oportunidad de negocio, se desmoronan y lo toman personalmente como una afrenta o síntoma de incapacidad.

Los triunfadores son personas que han logrado romper la barrera del confort personal y de la decepción ante el rechazo. Saben que mientras más veces le digan a uno que no, más cerca se encuentra del próximo sí.

En la base de la mayoría de los fracasos sin duda alguna, se encuentra la falta de conocimiento e información sobre las prácticas más efectivas para desarrollar la actividad de Network Marketing.

 Muchas personas no toman en serio su negocio, piensan que es “ese jueguito para ganar algo de dinero y con suerte hacerse rico”. Las buenas oportunidades de Network Marketing son un negocio muy serio debido a sus interesantes rendimientos sobre la inversión que se realiza en tiempo, dinero y esfuerzo.

 Uno de los peores errores que puede cometer una persona de reciente ingreso a esta revolucionaria actividad es la pretender saberlo todo y tratar de “reinventar la rueda”. Hay que tener siempre la suficiente inteligencia y humildad para reconocer que se entra a un nuevo campo de acción en donde las reglas del juego y las practicas del éxito son otras muy diferentes a los sistemas tradicionales de mercadotecnia y distribución.

 Otra de las razones del fracaso de las personas en multinivel es la constante rotación que realizan de compañía en compañía, sin esperar a que sus esfuerzos empiecen a dar resultado. Quienes para empezar no estaban convencidos de los productos y de la empresa en particular, siempre ante una mejor presentación de otra empresa se van tras la “finta del show”, sin hacer su tarea de verificación de las características que debería reunir una buena oportunidad de negocio. Para estas personas, “el pasto del vecino siempre será más verde”.

 Quizá la principal razón por la que los distribuidores y patrocinadores inexpertos fracasan es que se olvidan (o nunca lo aprendieron) que para triunfar en Network Marketing uno tiene necesariamente que ayudar a otros a triunfar. Muchos patrocinadores, en vez de dedicarse a ayudar a sus distribuidores a triunfar, se olvidan de ellos y hasta compiten por nuevos distribuidores.

 El vedetismo es otro de los caminos seguros para que los distribuidores que ya sienten que “la hicieron” fracasen, pues piensan que se han ganado el derecho a lucirse, y empiezan a perder sus organizaciones al dejar de trabajar consistentemente su programa como lo hicieron al principio.

Otra de las razones se debe al hecho de inflar artificialmente los volúmenes propios o del grupo, debido a la práctica errónea de llenarse de productos que no pueden desplazar, simplemente con el fin de lograr “calificar” o de crear nuevos distribuidores que nunca tuvieron que trabajar su propio volumen.

La falta de acción es otra de las principales razones por las que la gente fracasa en Network Marketing.Muchos distribuidores ingenuos, poco motivados o simplemente flojos, se la pasan soñando con encontrar “su perla o diamante” que va a vender y reclutar por ellos. Solo quieren disfrutar los grandes beneficios que han escuchado se obtiene en la industria, pero sin tener que hacer lo que se requiere para lograrlo: esfuerzo constante y sistemático.

 Fuente: Hazlo-asi.biz

7 Pasos Hacia El Éxito

1 – Haga el compromiso de crecer a diario.

Uno de los errores más graves que cometen las personas es tener el enfoque equivocado. El éxito no llega por adquirir, con­seguir o avanzar.

Llega sólo como resultado del crecimiento. Si hace que su meta sea crecer un poco todos los días, no pasará mucho tiempo antes de comenzar a ver resultados positivos en su vida. El poeta Robert Browning lo dijo así: “¿Por qué permanecer en la tierra si no es para crecer?”

2 – Valore más el proceso que los sucesos.

Los sucesos específicos de la vida son buenos para tomar decisiones, pero es el proceso de cambio y crecimiento lo que tiene valor perdurable.

Si usted quiere pasar al siguiente nivel, luche por mejorar continuamente. Atrévase a disfru­tar del proceso, así como un árbol comienza con tan solo una semilla, y es necesario su crecimiento para la obtención de su fruto, así también su vida necesita madurar en el día a día, si quiere estar preparado para el momen­to en que lleguen los grandes desafíos.

3 – No espere inspiración.

El gran basquetbolista ]erry Westdijo: “No podrá conseguir mucho en la vida si sólo trabaja los días en que se siente bien”. La gente que llega lejos lo logra porque se moti­van a sí mismos y dan lo mejor de sí, a pesar de cómo se sienten.

Asuma el reto de vencer cada día sus emociones, realizando alguna tarea que no desea hacer, y conocerá el gran pago de la perseverancia. Recuerde: “No deje que sus acciones sigan sus sentimientos, haga que sus sentimientos sigan sus acciones”.

4 – Esté dispuesto a sacrificar el placer por la oportunidad.

Una de las-lecciones más importantes que aprendí de mis padres es el principio, de “pague ahora, disfrute después”. Por todo en la vida hay que pagar un precio. Usted decide si lo pagará al principio o al final. Si lo paga al principio, entonces disfrutará enormes re­compensas al final… y esas recompensas saben mucho más dulce.

5 – Sueñe en grande.

No vale la pena soñar en pequeño. Robert J. Kriegel y Louis Pattler, autores de “Si no está roto, rómpalo”, aseguran: “No tenemos ni un indicio de cuáles son los límites de las personas. Las pruebas, los cronómetros y las líneas de llegada en todo el mundo no pueden medir el potencial humano. ”

Cuando alguien anda en busca de su sueño, sobrepasará sus aparentes limitaciones. El potencial que existe dentro de nosotros es casi ilimitado y sumamente inexplorado. Cuando usted piensa en límites, entonces los crea.

6 – Establezca sus prioridades.

Algo que, tienen en común todas las personas exitosas es que dominan la destreza de manejar su tiempo. Lo primero y más importante es que se organizaron a sí mismas.

Henry Kaiser, fundador de Kaiser Aluminum y Kaiser Permanente Healt Care, dijo: “Cada minuto ahorrado en planificación, le ahorrará dos en ejecución”. Nunca recuperará el tiempo perdido, por lo que debe sacar el máximo provecho de cada momento.

7 – Sacrifique para crecer.

No se consigue nada de valor sin sacrifi­cio. La vida está llena de momentos críti­cos en los que tendrá la oportunidad de cam­biar una cosa que valora por otra. Espere esos momentos con los ojos abiertos y asegúrese siempre cambiar para bien, no para mal.

Si se dedica a seguir estos siete pasos, entones ira mejorando y tendrá éxito. Quizás su crecimiento no sea repentinamente muy obvio para otros, pero usted verá su progreso casi de inmediato. Aunque el reconocimiento de los demás podría llegar con mucha lentitud, no se desanime. Continúe esforzándose y al final triunfará.

——————————————
Escrito por el Dr. John Maxwell.

Fuente: Marketing Moderno

Combatir La Procrastinación

Procrastinación, el hábito de posponer tareas hasta el último minuto, puede ser un problema grave en tu carera profesional y vida personal. Oportunidades perdidas, horas extra de trabajo, estrés, resentimiento y culpabilidad son solo algunos de los síntomas. En este artículo exploramos las raíces de la procrastinación y doy algunas herramientas prácticas para combatirla.

Reemplazar “Tengo que…” por “Quiero…”

En primero plazo, pensar que absolutamente debes hacer algo es una razón importante para procrastinar. Al decir a tu mismo que debes hacer algo, implicas que estás forzado de hacerlo, y por tanto sentirás automáticamente resentimiento y rebelión. Procrastinar es tu mecanismo de defensa para evitar este dolor. Si la tarea postergada tiene una fecha final, el sentido de dolor asociado a la tarea será al final eliminado por el sentido de aun más dolor si no empiezas inmediatamente para finalizar en tiempo.

 La solución para este primero bloque mental es realizarte no hay que hacer nada si no lo quieres hacer. Aun que hay consecuencias graves, siempre tienes la libertad de elegir. Nadie te obliga trabajar en la manera actual. Todas las decisiones tomadas durante tu vida te han llevado a la situación actual. So no te gusta la situación actual, tienes la libertad de tomar decisiones diferentes, resultando en otra situación. Recuérdate también que no procrastinas en cada área de su vida. Hasta los procrastinadores más graves tienen áreas en que nunca procrastinan. Puede ser que siempre consigues ver tu serie favorito en televisión, o puede ser que cada día encuentras tiempo para leer El Canasto. En cada situación tienes la libertad de elegir. Si no empiezas el proyecto nuevo que “debes” hacer este año, recuérdate que tú eliges hacer este proyecto. Procrastinación no pasa en tareas que tu mismo has elegido de hacer en toda la libertad.

 Reemplazar “Finalizar” con “Empezar”

 En segundo plazo, si piensas de una tarea como un gran conjunto para finalizar, nunca vas a finalizarla. Si enfocas en una tarea sin poder visualizar todos los pasos necesarios para llegar al final, generas un sentimiento de abruma. El resultado es un sentido de dolor asociado a esta tarea y la ejecución de esta tarea queda retrasada. Si te obligas al “Hacer la declaración de IRPF” o “Completar un análisis del mercado”, es probable que te sientes abrumado y retrasas la tarea.

La solución es empezar con una pequeña parte de la tarea en lugar de pensar en finalizar el total. Reemplace, “¿Cómo puedo finalizar esto?” con “¿Que paso pequeño puedo empezar ahora misma?” Si simplemente empiezas trabajar en una tarea varias veces, al final acabes toda la tarea. Imagínate que uno de los proyectos para completar es limpiar el garaje, y que no lo haces por que sientes que es mucho trabajo limpiar todo en una vez. Piensa en como puedes empezar con una pequeña parte del proyecto. Por ejemplo, entra en el garaje con un bloc de notas y apunta algunas ideas para tareas de 10 minutos que te ayudan al limpiar el garaje. Quizá también puedes tirar uno o dos artículos a la basura si estás allí. No te preocupas en finalizar cualquier cosa significante; solo enfocas en lo que puedes hacer ahora misma. Si repites esto varias veces, al final empiezas con el ultimo parte de la tarea y estás listo.

Reemplazar “Perfeccionismo” con “Permiso para ser humano”

 El tercer tipo de pensamiento responsable por procrastinación es el perfeccionismo. Si crees que debes hacer el trabajo perfecto al primero intento probablemente previene que empiezas. Creer que debes hacerlo perfectamente es la manera perfecta de entrar en estrés, y naturalmente vinculas este estrés con la tarea y por tanto empiezas a evitar hacerlo. La solución normal es esperar hasta el ultimo momento, cuando puedes decir a tu mismo que ya no hay suficiente tiempo para hacerlo perfecto. Claramente esto solo funcionen con tareas con una fecha final definido; tareas sin fecha de vencimiento quedan retrasados indefinidamente. Si nunca has empezado este proyecto que siempre has querido hacer tan perfecto, ¿es posible que este perfeccionismo te evita a empezar?

La solución para perfeccionismo es darte permisión de ser humano. ¿Algún día has utilizado un software que era perfecto en cada aspecto? Lo dudo mucho. Realice que un trabajo completado imperfecto siempre es mejor que el trabajo perfecto retrasado indefinidamente. Perfeccionismo también esta relacionado a ver la tarea entero. Reemplaza esa única tarea perfecta por un pequeño primero paso imperfecto. Un primero borrador puede ser bastante ‘crudo’, pero siempre puedes revisarlo. Por ejemplo, si quieres escribir un artículo de 5000 palabras, empieza con un borrador de solo 100 palabras –menos que el tamaño de esto párrafo.

Reemplazar “Privación” con “Diversión Garantizada”

 Un cuarto bloque mental es asociar privación a una tarea. Eso significa que crees que hacer un proyecto disminuye la diversión en tu vida. ¿Debes parar el resto de tu vida para completar el proyecto? ¿Dices a ti mismo que debes entrar en seclusión, trabajar muchas horas al día, sin ver tu familia y sin tener tiempo para diversión? Eso probablemente no te motivo mucho, pero es lo que hacen mucha gente para entrar en acción. Imaginar un periodo largo de trabajar mucho sin tiempo para divertirte es una garantía para procrastinar.

La solución es hacer exactamente lo contrario. Primero garantiza las partes divertidas de tu vida y planifica después el trabajo. Puede ser que suene ineficaz, pero esto psicología al revés funcione muy bien. Decide primero cuando es hora para estar con la familia, mirar la tele, ir al gimnasio y otras actividades sociales. Garantiza muchas horas de todos estos actividades. Entonces limita las horas para trabajar al resto de la semana. Las trabajadoras más eficaces normalmente toman más vacaciones y trabajan menos horas al día que los workaholics. Si tratas tiempo para trabajar como un recurso escaso en lugar de un monstruo incontrolable comiendo cada hora libre, te sentirás más equilibrado y trabajas más enfocado y eficaz. Es mostrado que una semana óptima de trabajo contiene 40-45 horas.

Trabajar más horas realmente tiene un efecto negativo a la productividad hasta el punto que al final haces menos cosas.

¿Que pasaría si tan solo puedes trabajar algunas horas a la semana? El sentimiento de privación sería al revés, ¿verdad? En lugar de sentir que no queda tiempo libre, vas a tener el sentido de que no queda tiempo suficiente para trabajar. Reemplazaras “Quiero jugar” con “Quiero trabajar”, y vas a tener una motivación para trabajar como nunca antes.

También recomiendo tomar al menos un día entero a la semana libre para recargar las pilas y prepararte para la semana que viene. Tener un día garantizado sin trabajo incrementa la motivación para trabajar y evita la procrastinación. Si sabes que mañana tienes un día libre es menos probable que retrasas tareas, por que no quieres trabajar en tu día libre. Pero cuando todos los días son iguales, no puedes ver el final del trabajo y tu miente va a usar la procrastinación para garantizar un poquito de diversión en tu vida.

 Usa “Timeboxing”

Para tareas que hace tiempo estas postergando, recomiendo el método de timeboxing para empezar hacerlas. Eso es como funcione: primero, seleccione una pequeña parte de la tarea que puedes finalizar en 30 minutos. Después elige una recompensa para el momento que finalizas este tiempo. No es necesario finalizar el trabajo, solo debes trabajar durante 30 minutos para merecer la recompensa. Ejemplos incluyen mirar tu serie favorito en la tele, comer algo, salir con amigos, darse un paseo, leer El Canasto o cualquiera otra cosa agradable. Por que el tiempo que trabajaras en esta tarea es tan corto, el foco cambiara inmediatamente a la recompensa en vez de la dificultad de la tarea. No importa si la tarea es muy desagradable, no existe virtualmente nada que no se puede aguantar por apenas 30 minutos si tienes una recompensa suficientemente grande esperándote.

Si usas el método de timeboxing en tus tareas, puedes descubrir que sucede algo muy interesante. Encontraras probablemente que continúas trabajar más que solo 30 minutos. A menudo te implicas tanto en la tarea, incluso las tareas difíciles, que actualmente quieres continuar trabajando en ella. La recompensa todavía está allí, y sabes que puedes parar cualquier momento para disfrutarla. Pero una vez empezado el trabajo, tu foco cambia de la dificultad de la tarea hacia acabar la parte de la tarea que ahora tiene todo tu atención.

Si paras de trabajar, demanda la recompensa y disfruta. Luego planifica otro periodo de 30 minutos para trabajar en esta tarea con otra recompensa. Eso te ayuda al asociar más diversión a la tarea, sabiendo que siempre hay una recompensa para tu trabajo. Trabajar hacia recompensas a largo plazo no motiva tanto como recompensas inmediatas en corto plazo

Un ejemplo

Escribir este artículo sirve como un buen ejemplo de aplicar esos técnicos. Podría haber dicho “Tengo que finalizar esto artículo de 200 palabras, y debe ser perfecto.”

Primero me recuerdo que no tengo que escribir nada; he elegido libremente de escribir artículos. Entonces realizo que tengo un montón de tiempo para hacerlo bien, y no es necesario hacerlo perfecto, por que si empiezo ahora puedo escribir varios revisiones. También sé que si simplemente continua empezando escribir, al final escribo la última palabra. Antes de empezar esto articulo no tenia idea del contenido, pero he usado timeboxing para definir la estructura. Mi recompensa era la cena, y por que al momento tenía hambre, eso era la recompensa perfecta. Tan solo necesitaba algunos minutos para hacer la estructura y he usado el resto del tiempo apuntando ideas. Después de 30 minutos he dejado de escribir y tome mi cena. Realmente sentía que he ganado esa comida.

El próximo día uso el mismo método de 30 minutos con el desayuno como mi recompensa. Pero ahora, 90 minutos más tarde, todavía estoy escribiendo. Sé que tengo toda la libertad de parar y tomar mi recompensa, pero una vez superado la inercia de empezar la tarea, la tendencia natural es continuar trabajando. En efectivo he invertido el problema de procrastinación permaneciendo con la tarea y postergar la satisfacción. El resultado es que acabo mi artículo temprano y tengo un desayuno de recompensa.

Espero que este artículo te ha ayudado obtener una vista de las causas y soluciones de la procrastinación. Realice que la procrastinación es causada asociando una cierta forma de dolor o sufrimiento a la tarea. La manera de superar la procrastinación es simplemente reducir el dolor e incrementar el placer asociado a comenzar la tarea, así permitiendo que superas la inercia y construyas un ímpetu positivo. Y si comienzas cualquiera tarea varias veces, al final acabas esta tarea.

Fuente El Canasto

Lo Admito Soy Procrastinador…

Últimamente he tenido un problema, o mejor dicho me di cuenta que tenía un problema y es que estaba dejando todo para después, saben el refrán ese de no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, bueno creo que en mi inconsciente lo traducía de la siguiente manera: deja para pasado mañana lo que puedes hacer mañana :S; y de verdad llegue al limite en el que no hacía absolutamente nada de nada y bueno la cosa es más o menos así:

Estoy aburrido, voy a rediseñar mi página, ahora voy a traducir un libro, ahora, no, mejor ahora hago un programita que me baje de Internet todas las letras de Death Metal a mi disco duro en un formato XML… ahora, mejor me compro estos siete libros para aprender “whatever 5.4” y los pongo sobre la montaña que está junto al televisor, ahí junto a los 7 DVDs que no he visto.

Un algo así como: “¡ponte a hacer una cosa nueva, no te preocupes por las otras trescientas también nuevas que te tienen estresado!”

Por ahí dicen que la solución de un problema comienza por aceptar que tienes el problema, así que un día me puse a reflexionar y me di cuenta que no estaba haciendo nada de nada y dije me esta matando la flojera, así que intente hacer algo pero termine otra vez en el bucle interminable de la procrastinación. Así que días después me dije: esto debe tener alguna cursa, así que busque ayuda profesional, yo lo Llamo Dr. San Google, y di con una palabra muy curiosa, Procrastinación.

Según la Wikipedia:

 La procrastinación es la acción de procrastinar (del latín procrastinare) es decir, de postergar actividades o situaciones que uno debe atender, por otras situaciones más irrelevantes y agradables. Este término proviene del latín pro- (adelante) y crastinus (relacionado con el mañana).

 

La procrastinación es un trastorno del comportamiento que tiene su raíz en la asociación de la acción a realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad (estrés). Éste puede ser físico (como el sentido durante actos que requieren trabajo fuerte o ejercicio vigoroso), psicológico (en la forma de ansiedad o frustración), o intelectual. El término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir. El acto que se procrastina puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante. La procrastinación también puede ser un síntoma de algún desorden psicológico, como depresión o TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad).

La procrastinación no necesariamente está ligada a la depresión o a la baja autoestima. El perfeccionismo extremo o el miedo al fracaso también son factores para procrastinar.

Existen dos tipos de individuos que ejecutan esta acción: Procrastinadores eventuales y procrastinadores crónicos. Los segundos son los que comúnmente denotan desórdenes en los comportamientos antes mencionados.

Un famoso refrán que combate la procrastinación es el de “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. En el mundo anglosajón se dice que “la procrastinación es el ladrón del tiempo”. También podría decirse que la procrastinación es el ladrón del deseo.

Continue reading